lunes, 22 de febrero de 2010

Opinión | Se enciende el piloto rojo en Cleveland

Un sonido de alarma suena en el Quicken Loans Aren, un cartel de Warning se enciende con luces rojas. La alarma no es de fusión nuclear, pero si que parece que se ha roto algo importante en la fabrica de Lebron. La nueva máquina comprada de la capital del país no se adapta. Deben de ser los manguitos porque parece que era de buena calidad.

Desde al llegada de Antawn Jamison los Cavs no levantan cabeza. A pesar de los partidos estratosféricos de Lebron James en Ohio no dan con la tecla para ganar partidos. Lo que todo el mundo presagiaba de hegemonía en el Este se ha convertido en una gran decepción.

Intentemos analizar las claves del porqué de estas tres derrotas consecutivas de los Cavs.

Nuevo en el engranaje de Cleveland. Jamison llega a una posición ocupada por jugadores 'rígidos' que tenían la pintura como hábitat natural. Para que el ex-Wizard haga su mejor baloncesto el equipo debe de acostumbrarse a jugar con un alapivot-alero alto más dinámico y que ocupe más espacio del que pueden ocupar J.J Hickson o Varejao.

La ausencia de Ilgauskas. El lituano fue traspasado con el objetivo que este sufriera un buyout y volviese a Cleveland. Parece que Stern no está mucho por la labor. La consecuencia de esto es una rotación en la pintura más corta y de menor calidad. Ningún pivot del roster ofrece ese lanzamiento efectivo de media-larga distancia que abre las defensas.

La irregularidad de los jugadores secundarios. Mo Williams, Shaquille O'Neal o Anthony Parker no se mueven en unos números constantes. Esto hace que pese a los buenos partidos de James el equipo no logre victorias. La poca aportación de estos hombres se combina con grandes actuaciones de forma irregular lo que no le da constancia a los resultados de los Cavs que dependen en esos momentos de la inspiración de Lebron.

La cabezonería de Mike Brown. En entrenador en ocasiones parece que lleva el número 23. El coach de los Cavs tiene momentos en el que se empeña en según que jugadores o rotaciones que no mejoran el equipo e incluso lo perjudica. La vuelta de Mo Williams no está siendo la mejor, pero el base juega muchos minutos en detrimento de un Gibson que estaba aprovechando mucho sus minutos.

Estos y otros motivos están rompiendo todas las quinielas. Aquellas que veían a unos Cavs invencibles. Pronto la franquicia encajará las piezas del puzzle y Jamison y Lebron aportarán mucho puntos que deberán de ser bien secundados por esos jugadores que rodean una de las mejores plantillas del Este.

Fotos | Página oficial de Cleveland Cavaliers

3 comentarios:

J-Bo dijo...

Pues mira que si al final van a notar más la pérdida de Ilgauskas que la llegada de Jamison...

Seguro que terminan por encontrar la mejor fórmula para ajustar los cambios.

Saludos

Almanzor dijo...

Sinceramente, siempre soy partidario de mantener los bloques si las cosas funcionan. El nombre de Jamison puede sonar a muchas victorias más, pero tal vez otro jugador como Stoudemire les habría venido mucho mejor.

Creo que es cuestión de acoplarse y dejar que pasen los días, porque con eso y todo los Cavs se irán a más de 60 victorias otra vez.

Saludos

costalgaraldals dijo...

Tiempo ... un poquito más de tiempo ... y no se clasificaran para los play-offs ¡¡¡ je je

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...