jueves, 24 de junio de 2010

Análisis | La resaca amarilla (II)

Aquí llega la segunda parte de mi pequeño análisis de las finales que serán desencadenante de una pequeña serie de entradas sobre los campeones y preludio de un serial que comenzaré, y explicaré en los siguientes días.

Como decía ayer, con el 2-2 se esperaban dos encuentros más de estas titánicas franquicias. Pero fueron alguno más.

'El gran capitán' Paul Pierce llegó al quinto encuentro con las cosas claras. Demostrar que su equipo, esos orgullosos verdes iban a ganar el último partido en Boston para asaltar el Staples con el quinto, o quinteto, de caballería. Y vamos si lo hizo.


Agarró todos sus fundamentos para el baloncesto, que son muchos (por no decir todos), los metió en una bolsa y llevo a su equipo a la victoria. 27 puntos. Los Celtics se llevaron tres de los cuartos, demasiado para Lakers hasta llegar a una ventaja de 13 puntos que fue suficiente para noquear a los campeones. Los Lakers se agarraron al partidazo de Kobe Bryant, como casi siempre, que con 38 puntos no pudo cambiar la balanza hacía el lado de los de púrpura y oro. 3-2 para Boston y sólo una victoria para volver a vencer a Lakers.

Ahí viajaba Boston. A por el dinero que había escondido Doc Rivers en el Staples Center. A dar la sorpresa, a ser recordados como aquellos que hicieron el Beat L.A, los del 'Orgullo verde' superlativo. La moral por las nubes. Concentración y sólo una cosa en la cabeza: el anillo.

No contaban, sin embargo, con la motivación del 'Maestro Zen', con el hambre de títulos de Kobe y Pau y con la calidad individual de los Lakers. Todas estas cosas que acabo de enumerar fue lo que llevó a Lakers al título.

En el sexto partido, que pudo significar el fin de Lakers, los angelinos dieron todo. Como debía hacer para su afición.

Demostración de poderío. De calidad. De superioridad. Bryant y Gasol fueron suficientes, sumando la defensa de Artest, para vapulear a los Celtics y a su orgullo y al Beat L.A. 26 puntos y 11 rebotes para la estrella angelina y partidazo de Gasol rozando el triple doble. No me cansaré de hablar de los fundamentos de baloncesto de este jugador. Brillante en muchas facetas del juego y competitivo como el que más. 17 tantos, 13 rebotes y nueve asistencias. A esto se le sumó la importantisima lesión de Perkins.


89-67 y finales empatadas. El final esperado por los aficionados. Quien meta gana como en el futbolín. Todo a un partido. Millones de personas pegadas al televisor. La final más esperada de los últimos años.

Y el partido fue fabuloso, emocionantes, digno de una final de la NBA. Pero eso, os lo contaré mañana.

Fotos | Nba.com

2 comentarios:

Almanzor dijo...

Vaya último cuarto del séptimo. Realmente histórico. Pau Gasol encumbrado a los altares del baloncesto. Geniales finales!!

Saludos

The Virus dijo...

Sigo de luto! :s


Pero sintiendo más orgulloso que nunca.

Espero con ansia esa tercera parte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...