domingo, 4 de abril de 2010

Crónica | Nuevas sensaciones en New Jersey

Tal vez las victorias hayan llegado demasiado tarde cuando no valen más que la honra. Pero no nos engañemos es lo que los hombres de Kiki Vandeweghe buscan ahora, honra. Quieren quitarse el sambenito de 'casi peor equipo de la historia', quieren demostrar que son unos profesionales y que son capaces de lograr victorias. Victorias como la de anoche, con solvencia y autoridad. Mostrando sus puntos fuertes y disimulando todo lo posible los débiles.

Anoche, en el Izod Arena se vio un buen partido de los Nets capitaneados por un buen Terrence Williams que le quitó protagonismo a Devin Harris. El novato hizo su mejor partido de la temporada con 14 puntos y 14 asistencias. Al base de primer año se le vio suelto asistiendo a los hombres altos y lanzando sobre una defensa débil y mal coordinada.

El concepto equipo triunfó en estos momentos de horas bajas de los Nets. Ocho hombres lograron más de diez puntos. El día era el propicio gracias a las libertades que permitía la defensa de los de New Orleans. Los hombres altos de los Nets se movían con comodidad y recibían balones fáciles. Cuando el tiro en el poste bajo era difícil anotaban lanzamientos de 3-4 metros sin dificultad.

Desde el perímetro era el propio Williams y Douglas-Roberts los que aprovechaban los espacios provocados por los hombres altos y la poco competente defensa de los Hornets. El juego racheado de los Nets era suficiente para desmarcarse en el marcador y poner tierra de por medio. Ráfagas de juego de algunos jugadores eran el alimento del ataque de los de Jersey. Yi acertaba desde media distancia mientras que Humphries acertaba tanto cercada del aro como desde mas allá de la botella.

La gran importancia del banquillo fue lo que decantó, todavía más, el encuentro a favor de los locales. Todos los suplentes Nets anotaron, salvo Quinn, más de 10 puntos mientras que el banquillo de los Hornets no fue tan efectivo. Tan sólo el Songalia supero la decena en un banco que echó de menos a Stojakovic por lesión.
Fue West el que dio la cara por parte de unos Hornets en los que el 'duo novato' Collison-Thornton no estuvo tan acertado como en otras ocasiones lo que repercutió en la anotación del equipo visitante.

Partido fácil para los Nets, quien lo hubiera dicho hace un par de semanas, que hace menos mala la temporada y consigue dar muestras de lo que este equipo hubiera podido hacer si la suerte le hubiera acompañado con las lesiones y con los finales de partidos ajustados. Por parte de los Hornets, un partido más en una mediocre temporada que les sitúa en tierra de nadie en la clasificación. Los Nets consiguen su cuarta victoria en seis partidos.

Foto | Nba.com

2 comentarios:

Almanzor dijo...

Con la temporada decidida casi para todos los equipos es donde los Nets iban a sacar las victorias que les hacía falta. Ahora ya pueden jugar sin la presión de ser los peores de la historia y ganar algunos partidos más. Pero que no sean tontos y vayan a ganar más que Minnessota.

Saludos

J-Bo dijo...

Pero tampoco veo tan decisivo quedar el último para llevarse el nº 1 en el draft... hombre, tendrán más pelotas de ping pong en el bombo, pero eso no bastará para llevarse el premio gordo.

Lo mismo se le aparece la diosa fortuna al 3º o al 4º, quién sabe.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...